Revuelta Verde

Los crímenes del petróleo: Ken Saro Wiwa y el Delta del Níger

Posted on: marzo 24, 2009

Via Remember Ken  Saro-Wiwa

Parte del mundo vivió estremecida durante los largos meses que transcurrieron desde la detención, en el año 1994, de Kenule B. Saro Wiwa hasta su ejecución el 10 de noviembre de 1995. Junto con otros ocho compañeros, el polifacético ciudadano nigeriano Saro Wiwa, nacido en 1941, escritor, profesor universitario, funcionario de la administración y empresario, moría a manos del ejército de su país condenado por multitud de cargos relacionados con su defensa del pueblo ogoni contra la devastación causada por las explotaciones petroleras de la europea Royal Dutch Shell y la local Nigerian National Petroleum Corporation.

Ken Saro Wiwa nació en el estado de Rivers, Nigeria. Estudió en las universidades de Umuahia e Ibadan, y trabajó como profesor en las universidades de Ibadan y Nsukka hasta el inicio de la guerra de Biafra, en 1967. Tras un periodo en el Ministerio de Educación, empezó a trabajar como empresario independiente en 1973.

Tuvo una dedicación literaria constante, y era comentarista de prensa, radio y televisión. Pero fue a partir de 1989 cuando dio un giro definitivo a su vida y pasó a dedicarse en exclusiva a la defensa de los ogonis, comunidad de la que formaba parte. Desde que en 1958 la petrolera holandesa Shell entró en Nigeria y se instaló en el territorio tradicional de los ogonis, la degradación ambiental les hizo perder toda posibilidad de continuar con sus actividades productivas, sin beneficiarse a cambio de ninguna manera de la riqueza generada por la industria petrolera.

Ken Saro Wiwa, a través del Movimiento para la Sobrevivencia del Pueblo Ogoni (MOSOP), comienza una campaña de denuncia que cobra rápidamente un eco indeseado en el gobierno militar. El Movimiento redactó una Carta de Derechos en que reclamaba autonomía política dentro de la federación nigeriana y una redistribucion justa de los recursos de su territorio que revierta en el desarrollo propio. El Movimiento cobra fuerza en su campaña política y en sus exigencias de que la industria petrolera inicie de inmediato la descontaminación del territorio, y su primera gran manifestación se celebra en enero de 1993 sin que se produzca ningún herido. La situación se fue haciendo tensa, la Shell se ve incluso obligada a cesar su actividad en territorio Ogoni, y Saro Wiwa es detenido en dos ocasiones en abril de 1993. En junio de ese mismo año se le retira el pasaporte para evitar que acuda a Viena a un encuentro internacional de movimientos de defensa de los derechos humanos. El 21 de junio es de nuevo detenido junto con otros dos miembros destacados del MOSOP, momento en que Amnistía Internacional lo declara preso de conciencia y comienza una campaña para exigir su liberación. Se presentaron, un mes después, seis cargos contra los tres detenidos por asociación ilícita, intento de sedición y publicación de material sedicioso. Amnistía Internacional aclara en su campaña, asimismo, que nunca habían hecho uso ni apología de la violencia en su defensa de los ogonis.

Entre el verano de 1993 y la primavera de 1994, una dura represión del ejército del dictador Abacha acaba con la vida de miles de ogonis, cientos de ellos fueron encarcelados y los bienes de otros miles fueron expropiados. Junto con la fuerza que alcanzó el MOSOP llegaron las divisiones internas, fruto de las cuales, en el transcurso de unos disturbios acaecidos en la primavera de 1994, cuatro jefes ogonis fueron asesinados. Saro Wiwa fue de nuevo detenido junto con otros ocho compañeros del MOSOP bajo la acusación de haber participado en los asesinatos. Fue juzgado en un juicio militar sin garantías en febrero de 1995. Para el jucio se constituyó un tribunal especial de acuerdo con el Decreto 2 de 1987 sobre Disturbios Civiles, que facultaba al jefe de Estado para constituir un tribunal especial, fuera del sistema judicial normal, para juzgar casos relativos a sublevaciones y disturbios civiles. El tribunal debía estar presidido por un juez y debía contar con un oficial en servicio de las fuerzas armadas. El gobierno militar confirmaba o anulaba a su arbitrio las condenas de este tribunal y no existía el derecho de recurrir judicialmente a una jurisdiccion superior o independiente.

El 10 de noviembre, pese a las peticiones de clemencia de la Organizacion de la Unidad Africana (OUA), la Comision Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos, la ONU y otros organismos, así como de varios líderes internacionales entre los que se contaba Nelson Mandela, Ken Saro Wiwa, premio medioambiental Goldman y candidato al premio Nobel de la Paz, fue ahorcado junto con sus compañeros. Además de él, también Barinem Kiobel, antiguo ministro del estado de Rivers, era considerado preso de conciencia por Amnistía Internacional, y la organización consideraba posibles presos de conciencia a los otros siete ejecutados: John Kpuinen, Baribo Bera, Saturday Dobee, Felix Nwate, Nordu Eawo, Paul Levura y Daniel Gbokoo.

Las petroleras instaladas en el Delta del Níger funcionan como verdaderos poderes fácticos, pequeños gobiernos regionales, y los mismos cánones de conducta social, económica y ambiental que rigen en los países de los que proceden y a los que fluyen los beneficios son olvidados en el territorio de Nigeria, incluso tras la restauración de un régimen de garantías civiles en 1999. La Shell, que, a raíz de estos y otros sucesos, incluyó códigos de respeto a los derechos humanos y al desarrollo de los pueblos en sus estatutos, admitió que, en su momento, había instado al gobierno a una intervención de las fuerzas armadas para sofocar las protestas ogonis.

Existen registros de varias solicitudes oficiales de Shell a la Mobile Police Force, las siniestras fuerzas antidisturbios del régimen, para reprimir manifestaciones en contra de su actividad en la zona. Fruto de estas represiones solicitadas por Shell hubo 8 muertos en 1989, 15 en 1990, un muerto y decenas de heridos en 1993, numerosas detenciones y disparos contra la multitud en 1994.

Shell proporcionó armamento entre 1993 y 1995 al gobierno del dictador Abacha. La empresa justificó la venta de armas aduciendo la necesidad de defender sus instalaciones petroleras.

Según el hermano de Saro Wiwa, el entonces director de la Shell en Nigeria, Brian Anderson, le garantizó la integridad de Ken si el MOSOP cesaba su campaña.

About these ads

6 comentarios to "Los crímenes del petróleo: Ken Saro Wiwa y el Delta del Níger"

Gaia, mi nombre es Jerónimo, soy coordinador de medios digitales de Ashoka Changemakers, una ONG de emprendedores sociales. Hoy descubri tu blog y me encantaria ponerme en contacto contigo.
Te dejo mi mail jrjsantamarina@gmail.com
Por favor no dejes de escribirme.
Saludos!!

[...] La petrolera anglo-holandesa Royal Dutch Shell ha acordado el pago de una indemnización de 15,5 millones de dólares (11,1 millones de euros) para evitar un juicio por su complicidad en el asesinato de nueve activistas ogonis en Nigeria en los años noventa, condenados a muerte por la dictadura del país por manifestarse contra las extracciones petroleras en el delta del Níger. Entre los ejecutados estuvo Ken Saro-Wiwa, célebre ecologista y poeta, un escándalo que en buena parte contribuyó a la salida de Shell de un país en el que había estado presente desde el descubrimiento del crudo en 1958, cuando todavía era colonia británica.  [...]

debemos tener en cuenta lo que se nos avecinas cada dia, estamos haciendo el mundo mas chiquito y eso nos va acarrear problemas muy graves ,somos uno solo hagamos de nuestro planeta,el planeta que queremos y asi viviremos un mundo mejor.,sano y estable.

la tierra:
yo soy la tierra
mi exitencia fue hace mucho pero mucho tiempo
soy elemento de sostenimiento y desarrollo de la humaniday de lo que de mi brota poreso….
!salvame! no maltrates mi lugar ,tu lugar , nuestor lugar.
!salvame! de todos los malos elementos y como tambien del calentamiento global porque yo me estoy resecando por culpa de todos los desechos organicos que tu botas

Que orgullo leer este blog ecuatoriano ecologista.

Aunque a veces peco de contamidor, me acordare de este sitio antes de hacerlo.

Saludos.

Linkeado !!!

Pasate por el mio

[...] con recipientes de plástico, o las protestas contra las empresas petroleras en Nigeria de Ken Saro-Wiwa, ponen el punto final al itinerario para hablar de denuncia social, de implicación y de comunión [...]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Estadísticas

  • 1,361,241 visitantes desde Enero 25 del 2007

Encuesta

Artículos más leídos.

Archivos

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.